Fidel Castro en el alma del Foro de Sao Paulo

Foto: Archivo

La jornada final del XXIV Encuentro Anual del Foro de Sao Paulo en La  Habana inició con una plenaria especial dedicada al pensamiento del líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro, su relación con el Foro de Sao Paulo y la construcción de la unidad latinoamericana y caribeña.

«¿Qué es la historia de Cuba sino la de América Latina, y qué es la historia de América Latina sino la historia de África, Asia y Oceanía? ¿Y qué es la historia de todos estos pueblos sino la de la explotación más despiadada y cruel del imperialismo en el mundo entero?».

Recordando estas palabras de Fidel, expresadas el 4 de febrero de 1962 en acto multitudinario tras la expulsión de Cuba de la OEA, el plenario destacó la vigencia de su pensamiento y sirvió de escenario para calificarlo como abanderado de la unidad, por comprender que los pueblos oprimidos tenían un frente de lucha común.

Con la presencia de José Ramón Balaguer Cabrera, jefe del Departamento de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, y Mónica Valente, secretaria ejecutiva del FSP, hizo uso de la palabra el historiador de la ciudad Eusebio Leal Spengler, quien estremeció a todos al recordar que fue Fidel pensamiento y acción en esta lucha por hacer de la América Nuestra el lugar que soñó Martí.

«Unamos la singularidad en la unidad, respetemos el papel de cada cual en este proceso de combate infinito y levantemos el espíritu, tal vez desmotivado por hechos circunstanciales, pero nunca vencido, esta es la vigencia de las ideas del Comandante», dijo Leal.

«Vemos las imágenes de Fidel universitario y aparece la voluntad de hierro, de carácter, fue un hombre en el sentido estricto de la palabra, un hombre de acción y de pensamiento, siempre dijo que el único papel que él no podía jugar nunca era el de la cobardía, que había que tener el valor de enfrentarse y así lo hizo», agregó.

El espacio fue uno de los más emotivos y esperados del encuentro, al cual han sido invitados presidentes, expresidentes, primeros ministros y otras figuras de alto nivel no solo de Latinoamérica y el Caribe, sino también de países lejanos según la geografía, pero cercanos por las ideas como China, Laos y Siria.
Leal Spengler llamó a seguir el ejemplo de los grandes hombres de la región que hoy es nuestra Patria, desde Simón Bolívar y José Martí hasta Hugo Chávez y Fidel Castro.

Mencionó asimismo a Lula, fundador del Foro y un ejemplo hoy, «cuando sus propios enemigos políticos y aun los representantes más connotados de sus adversarios no pueden ocultar cuánto hizo por revivir, cambiar,  dar a conocer a su pueblo que había otro camino».

«Si podemos reunirnos hoy y meditar en estos temas en el espacio del  Foro De Sao Paulo es porque la Revolución que encabezó Fidel vive todavía, si podemos hablar de la unidad es porque solo ella ha sostenido el brazo del pueblo cubano, aquí no han venido, no porque no hayan querido, no han venido porque no han podido. Aquí no se trata de sobrevivir, se trata de triunfar», dijo.

Durante su intervención, Evo relató una vivencia ilustradora: la del momento en que le preguntó al líder histórico de la Revolución Cubana cómo se hace la Revolución. Y Fidel, cuenta Evo, le respondió que «la Revolución se hace con el pueblo».

Por su parte, la expresidenta de Brasil, Dilma Rousseff, destacó momentos de la historia de la izquierda latinoamericana y su carácter progresista, reflejado en Gobiernos como el de Chávez, que encuentra continuidad en el de Nicolás Maduro, entre otros.

Dilma valoró como la característica más importante de Fidel, su inmenso amor por los pueblos del mundo, su compromiso con la transformación de los pueblos y con la humanidad.

Por su parte, el expresidente de Honduras y víctima de un golpe de  Estado, Manuel Zelaya, insistió en la idea de Fidel sobre la necesidad de un replanteamiento en las estrategias de lucha de la izquierda de América Latina y otras partes del mundo, con la necesidad imperativa de construir el socialismo como la única vía frente a los poderes hegemónicos mundiales.

«Fidel Castro es el revolucionario más grande de la historia, el ejemplo más vivo del que lucha por la justicia sacrificándolo todo», sostuvo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.