Aplastante derrota yanqui en la ONU.

Por Arthur González.
El 1ro de noviembre de 2018 quedará recogido en la historia de las Naciones Unidas, por la rotunda victoria de Cuba ante las maniobras y presiones de Estados Unidos, para incorporar 8 enmiendas que pretendieron acusar a la Isla, con el objetivo de evitar lo inevitable, la aplastante derrota yanqui.
El resultado de la votación fue de 189 países que rechazaron el Bloqueo, o sea la guerra económica, comercial y financiera que le impone Washington a La Habana desde 1959, solo por haber decidido caminar soberanamente sin la injerencia yanqui. Únicamente Israel acompañó a Estados Unidos en su política y no hubo una sola abstención.
Por vigésima séptima ocasión Cuba presentó su proyecto de resolución “Poner Fin al bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba”, el cual pretende matar por hambre y enfermedades al pueblo y evitar que el gobierno revolucionario logre satisfacerle sus necesidades, a la vez que intentan, mediante campañas engañosas, hacerle creer que es el socialismo el incapaz de alcanzarlo.
Este año Estados Unidos presentó 8 enmiendas para enrarecer el ambiente de la Asamblea General de la ONU, obligando a votar cada una de ellas antes que las delegaciones emitirán su voto sobre el proyecto de resolución cubano.
Ninguna de esas enmiendas fue aprobada, demostrando la voluntad internacional de condenar la guerra económica, comercial y financiera, aislando aún más a los yanquis por su actitud injerencista y violatoria de los derechos humanos de once millones de cubanos.
Con una expresión de pánico, la embajadora de Estados Unidos, Nikki Haley, contemplaba la pizarra de las votaciones, tragando en seco ante la derrota.
La guerra económica, comercial y financiera se inició al triunfo de la Revolución en 1959, como presión para que el triunfante gobierno encabezado por Fidel Castro, se sometiera a los yanquis como hicieron todos los gobiernos que le antecedieron desde 1902.
Para lograrlo, Estados Unidos ejecutó diferentes medidas, incluso el acercamiento de la CIA al propio Fidel Castro, durante su primera visita a Washington y New York en abril de 1959, cuando el oficial Gerry Droller, alias Frank Bender, lo visitó en la habitación que ocupaba en el hotel Statler Hilton, de la ciudad de los rascacielos.
Estados Unidos insiste en disfrazar el Bloqueo con el traje de un Embargo, pero documentos oficiales de la CIA reconocen que se trata realmente de una Guerra Económica.
El programa de Acciones Encubiertas aprobado por el presidente JFK en enero de 1962, expone sin ambages:
“La acción política será apoyada por una guerra económica que induzca al régimen comunista a fracasar en su esfuerzo por satisfacer las necesidades del país, las operaciones psicológicas acrecentarán el resentimiento de la población contra el régimen, y las de tipo militar darán al movimiento popular un arma de acción para el sabotaje y la resistencia armada en apoyo a los objetivos políticos”.
Un memorando confeccionado por la CIA en 1963 afirma textualmente:
“El principal objetivo de los programas encubiertos de los Estados Unidos contra Castro, es completar el aislamiento económico, político y psicológico de Cuba con respecto a America Latina y al mundo libre…Estas medidas han sido en buena parte responsables de las actuales dificultades económicas de Castro, pero pudieran adoptarse nuevas y eficaces medidas de guerra económica”.
El gobierno yanqui insiste en ahogar la economía cubana para que su modelo político, económico y social no sea un ejemplo hacia otros países del hemisferio, lo que aparece reflejado en documento confeccionado en 1999 por especialistas del Council on Foreign Relations, donde se afirma desfachatadamente:
“La oposición de EE.UU. a la Revolución cubana y el apoyo a la democracia y al desarrollo en este hemisferio, lograron frustrar las ambiciones cubanas de expandir su modelo económico e influencia política”.
La guerra económica es un genocidio contra un pequeño país que decidió andar libre e independiente, a pesar de invasiones mercenarias, guerra biológica y miles de actos terroristas organizados por el gobierno de Estados Unidos bajo un plan de terrorismo de estado diseñado por la CIA, recogido en documento de 1963 denominado: “Política encubierta y programa integrado de acciones propuestas hacia Cuba”.
A todo esto, se suma la creación de grupúsculos contrarrevolucionarios, entrenados, abastecidos y financiados con parte de los 20 millones de dólares que anualmente aprueba la Casa Blanca para la subversión.
Estados Unidos nunca aceptó a Fidel Castro como líder de Cuba, por eso la afirmación de Allen Dulles, director de la CIA, en diciembre de 1958 ante el Consejo de Seguridad de EEUU: “Hay que evitar la victoria de Castro”.
¿A caso es un embargo bilateral sus acciones contra aquellos países que negocian con Cuba?
Un vivo ejemplo de su guerra económica, se explica en el artículo publicado en 14 de febrero de 1975 por el Washington Post, donde se denuncia como la CIA organizó una operación secreta para interrumpir la venta de ómnibus británicos, marca Leyland, a Cuba.
La misma consistió en colisionar uno de los barcos japoneses, capitaneado por Yamashiro Maru, quien, siguiendo instrucciones de la CIA, chocó con el carguero alemán Madeberg, cuando este salía del puerto. Como resultado los ómnibus atados en la cubierta del buque se dañaron y no pudieron llegar a la Isla.
La persecución financiera es la más amplia y cruel contra país alguno, para impedir las importaciones, pagos y exportaciones de Cuba.
Barack Obama ha sido el presidente que más y mayores multas impuso a los bancos extranjeros por hacer transacciones con Cuba, pues del 2009 hasta el 2017 puso 52 multas, con un valor acumulado ascendente a 14 mil 404 millones 358 mil 605 dólares.
El presidente Donald Trump continua con esa persecución imponiendo nuevas multas para atemorizar a los que se atrevan a desafiar sus medidas.
El mundo rechaza las violaciones de Estados Unidos y el resultado de la ONU a favor de Cuba es la mejor prueba.
Allá los que se dejen confundir con campañas engañosas, pues como aseguró José Martí:
Viví en el monstro y le conozco sus entrañas.

La FAO destaca visión de Fidel Castro para acabar con el hambre (+Fotos)

La FAO destaca visión de Fidel Castro para acabar con el hambre (+Fotos)

PRESIDENTE CUBANO RECUERDA A CAMILO CIENFUEGOS

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, recordó este domingo al héroe Camilo Cienfuegos a 59 años de su desaparición física al evocar una frase del líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, sobre su persona.
‘Tal como afirmó el Comandante en Jefe: ‘En el pueblo hay muchos Camilos’. Así es nuestro pueblo, así es nuestra juventud. Por eso, entre otras razones #SomosCuba y continuamos reclamando en #Cuba: #NoMasBloqueo #UnblockCuba’, escribió en su cuenta de Twitter @DiazCanelB.
A 59 años de su paso a la inmortalidad, Cuba recuerda este domingo a Cienfuegos, comandante del Ejército Rebelde encabezado por Fidel Castro.
Conocido como el Héroe de Yaguajay y el Señor de la Vanguardia, desapareció físicamente el 28 de octubre de 1959, cuando cayó al agua el avión en el que regresaba a La Habana.
Sus restos nunca fueron hallados, de ahí la tradición del pueblo cubano de llevarle flores hasta el mar.
Nacido el 6 de febrero de 1932 en La Habana, Cienfuegos fue expedicionario del yate Granma y destaca como uno de los pilares fundamentales de la gesta armada que derrocó a la tiranía del dictador Fulgencio Batista.
Fuente PL

La Habana rinde homenaje a Camilo Cienfuegos

2018-10-26 21:07:52 / web@radiorebelde.icrt.cu / Carlos Serpa Maceira

Cuba rinde homenaje a Camilo Cienfuegos
Fotos del autor.

En La Habana, como en toda Cuba, rindieron homenaje al Comandante del Ejército Rebelde Camilo Cienfuegos Gorriarán, desaparecido hace 59 años.

Estudiantes de las Escuelas Militares Camilo Cienfuegos, cadetes, combatientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y del Ministerio del Interior (MININT), y población de los municipios de Plaza de la Revolución y Cerro, participaron en el acto político cultural efectuado en la explanada de la Plaza de la Revolución José Martí, quienes después de la peregrinación hasta el malecón habanero depositaron flores en el mar.

Cuba rinde homenaje a Camilo Cienfuegos

Cuba rinde homenaje a Camilo Cienfuegos

Participaron además Luis Antonio Torres Iríbar, integrante del Comité Central y primer secretario del Partido en la capital, así como jefes principales de las FAR y el MININT, representantes de las organizaciones políticas y de masas, y de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana.

Cuba rinde homenaje a Camilo Cienfuegos

Cuba rinde homenaje a Camilo Cienfuegos

En todo el país, miles de cubanos echaron flores al mar y a los ríos de sus localidades en honor al Señor de la Vanguardia, uno de los guerrilleros más carismáticos del Ejército Rebelde.

Cuba rinde homenaje a Camilo Cienfuegos

Camilo Cienfuegos desapareció el 28 de octubre de 1959, a los 27 años, cuando regresaba de una misión encomendada por el líder de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz, en la provincia de Camaguey, para detener al traidor Huber Matos Benítez.

Era uno de los 81 hombres que acompañó a Fidel Castro Ruz en el yate Granma, para iniciar la lucha guerrillera en la Sierra Maestra, y fue clave en la derrota del dictador Fulgencio Batista y en el triunfo de la Revolución cubana el primero de enero de 1959.

Al frente de la Columna Invasora No. 2 Antonio Maceo, con 92 combatientes (solo 82 armados), emprendió la triunfal invasión guerrillera hacia el Occidente de la isla, junto a la Columna No. 8 Ciro Redondo al mando del Comandante Ernesto Che Guevara.

Madre de niño con cáncer: Bloqueo de Estados Unidos contra Cuba es criminal

El bloqueo económico de Estados Unidos contra Cuba es criminal porque impide el acceso a medicamentos y recursos indispensables para salvar vidas, denunció Mayelín Jiménez, madre de un niño de ocho años paciente de cáncer.

En entrevista con Prensa Latina, precisó que el cerco vigente durante casi seis décadas obliga a la isla a buscar en terceros países y por otras vías fármacos, reactivos y equipos necesarios para la atención de seres humanos afectados por enfermedades.

Hace un año y cuatro meses me encuentro en el Instituto de Oncología y Radiología de La Habana con mi niño, donde he visto como se le garantizan los medicamentos que lleva su tratamiento, todo esto pese al criminal bloqueo, insistió.

Para Jiménez, resulta incomprensible e injusto que Estados Unidos sancione a un país democrático reconocido por su compromiso con la salud de la población.

“No tengo palabras para agradecer a la Revolución y a sus médicos y especialistas de la salud, mi niño está inmunodeprimido y requiere exámenes y tratamientos que se dificultan mucho por ese bloqueo”, subrayó.

La madre, residente en la central provincia de Ciego de Ávila, lamentó que la situación de su pequeño sea la de muchos otros que lidian con el cáncer en la isla.

De acuerdo con el Ministerio de Salud Pública de Cuba, el cerco económico, comercial y financiero acumula daños en el sector por más de 30 mil millones de dólares, teniendo en cuenta la depreciación de esa moneda frente al valor del oro en el mercado internacional.

El 31 de octubre, la Asamblea General de la ONU votará por vigesimoséptima ocasión consecutiva desde 1992 un proyecto de resolución que demanda el fin del bloqueo, iniciativa similar a la respaldada siempre de manera categórica, en los últimos tres años por 191 de los 193 Estados miembros de Naciones Unidas.

(Con información de Prensa Latina)

Un Partido original y sin copias

Los congresos del Partido han constituido expresión del sentido unitario de la nación cubana. Foto: Escambray

Podía ser el periodista y presentador de la CNN, Bernard Shaw, el clásico perro sabueso en las lides informativas; podía ser el académico y político español Federico Mayor Zaragoza, por más de una década director general de la Unesco; podía ser el empresario y dirigente panamericano y olímpico mexicano Mario Vázquez Raña. No importan sus filiaciones ideológicas —si más a la derecha, si más a la izquierda—, todos ellos y otros colegas extranjeros solían derivar sus entrevistas con el líder histórico de la Revolución Fidel Castro hacia un punto: la no existencia de pluripartidismo político en Cuba.

Si alguien soñó o simplemente especuló acerca de una posible apertura en tal sentido en el país en cierto momento —esperanza quizás alimentada por la desaparición física de Fidel—, ahora se daría de bruces contra el artículo 5 del proyecto de Constitución, el cual sostiene que el Partido Comunista de Cuba (PCC), fuerza dirigente superior de la sociedad y el Estado, es único, calificativo añadido al texto de la Carta Magna vigente.

“(…) no es el multipartidismo lo que a nuestro país conviene, porque nosotros no podemos fragmentar a nuestro pueblo, tenemos que mantenerlo unido, y no podemos dividirlo en mil pedazos. (…) Si nosotros nos hubiésemos fragmentado, si nuestro pueblo se hubiese fragmentado, no habría podido resistir el golpe terrible que significó el bloqueo de Estados Unidos durante 35 años, ni habría podido soportar la desaparición del campo socialista y de la URSS. (…) Y ha estado de acuerdo con nuestra tradición, porque cuando se organizó la lucha por la independencia, José Martí organizó un partido”, le argumentó Fidel a Bernard Shaw, en una entrevista en 1995 en Nueva York, Estados Unidos.

Hacía 107 años que en esa misma ciudad, específicamente en Masonic Temple, el Maestro había reflexionado: “Nosotros unimos lo que otros dividen”. “Siente fuerzas de Júpiter el puño al recordar tantas hazañas”, también razonó el propio día cuando blandía su palabra al conmemorarse dos décadas del arrebato independentista del 10 de Octubre de 1868.

En esa época newyorkina del organizador de la Guerra Necesaria, “los factores disgregadores eran más poderosos que los aglutinadores. De una forma u otra, hacían su labor corrosiva el enfrentamiento entre veteranos de la guerra y de la emigración, el racismo, el autoritarismo, la pasividad de los derrotistas y la labor desmovilizadora de anexionistas y autonomistas”, describió Ibrahim Hidalgo Paz, conocedor a fondo del ideario martiano, incluido el proceso fundacional del Partido Revolucionario Cubano (PRC), la “creación ejemplar” del Maestro, en palabras de Juan Marinello.

“Nació uno, de todas partes a la vez. (…) Lo que un grupo ambiciona, cae. Perdura, lo que un pueblo quiere. El Partido Revolucionario Cubano, es el pueblo cubano”, acentuaría su fundador en el periódico Patria.

El partido de Martí —el primero creado en el mundo para dirigir una revolución— brotó de la unidad de espíritu; que rebasa la idea preconizada por El Libertador Simón Bolívar, quien aspiraba a formar la mayor nación del mundo en América, indica Eduardo González Rodríguez, profesor de la Escuela Provincial del Partido Felipe Torres Trujillo, de Sancti Spíritus. “La unidad se construye, y para nosotros, el PCC es el encargado de hacerlo”, añade.

Como el PRC, nuestro Partido se vertebra a partir de la “unidad de pensamiento”, en línea con la concepción del Apóstol. Unidad de pensamiento no traducida en “servidumbre de la opinión”. Unidad, no simulada unanimidad. “Lo que se ha de preguntar no es si piensan como nosotros (…) sino si sirven a la patria”, aclararía Martí.

Precisamente, el General de Ejército Raúl Castro, en su condición de primer secretario del Comité Central del PCC, leal al ideario de Fidel, siempre ha defendido el criterio de no ver la discrepancia como un problema; sino como “fuente de las mejores soluciones”. “La unanimidad absoluta generalmente es ficticia y por tanto dañina”, subrayó en el 2010.

Casi dos años más tarde, en la Primera Conferencia Nacional del PCC, el dirigente político enfatizó: “Sin el menor menosprecio a ningún otro país por tener sistemas pluripartidistas, y en estricto apego al principio del respeto a la libre determinación y la no injerencia en los asuntos internos de otros Estados, (…) defendemos el sistema del partido único frente al juego de la demagogia y la mercantilización de la política”.

¿Por qué la disolución del PRC constituyó una de las primeras medidas en vigor durante la intervención militar de Estados Unidos en 1898; intromisión que secuestró la victoria del Ejército Libertador ante la metrópoli española? ¿Qué sucedió desde que Cuba se abrió de par en par al pluripartidismo, inicialmente en la ocupación militar norteamericana y, luego, durante la pseudorrepública?

Para las elecciones municipales, celebradas en 1900, las autoridades de ocupación dictaron las reglas de juego, incluidos los requisitos para el derecho al sufragio. El entonces gobernador militar Leonard Wood puso las cartas sobre la mesa: “Todo aquel que al llegar a los 21 años no ha tenido la laboriosidad suficiente para reunir 250 pesos (en USD), o no ha ido a defender su patria estando en guerra, es un elemento social que no se merece se cuente con él para los fines colectivos; ¡que no vote!”.

La historiografía de las elecciones señala, también, que Miguel Mariano Gómez llegó a la presidencia en 1936 solo con el 20 por ciento del voto de los electores inscriptos, muchos de los cuales se abstenían a sabiendas de los fraudes en boga. Entre los casos antológicos reseñados por el periódico El Mundo está el de aquella aspirante a la Cámara de Representantes por la zona oriental en los comicios de 1954, quien ejerció el sufragio en Niquero, junto a toda su familia. Y el colegio electoral no le reportó ni un solo voto.

“Ha sido igual que en 1954. En aquella ocasión me retiré de la lucha por estimar que no había garantías suficientes, pero ahora no lo hice porque había otros candidatos y la retirada habría sido inútil. Todo ha sido una farsa”, declararía, por su parte, al Diario de la Marina, Ramón Grau San Martín, peje de largo kilometraje en las lides electoreras y aspirante a la silla presidencial por uno de los siete partidos en pugna en los comicios de noviembre de 1958.

Con ese teatro eleccionario, Fulgencio Batista pretendía maquillar su dictadura, cuando se tornaba inminente la victoria del Ejército Rebelde, liderado por Fidel, quien dictó una orden militar desde la Sierra Maestra para boicotear la jugada electoral, fraguada “totalmente de espaldas al interés del pueblo”, denunció el líder.

Paralelo de por medio con esa realidad, Fidel significó el protagonismo del pueblo cubano hoy en el proceso electoral, en una entrevista concedida a Mario Vázquez Raña en 1995. “En nuestro país, tal es el multipartidismo, pudiéramos decir, que cualquier ciudadano puede proponer cualquier candidato en una asamblea de vecinos que es la que decide; eso no existe en ningún otro lugar. Es decir, que nuestro Partido no postula a los candidatos, vela por que el proceso electoral se cumpla”.

Esa misma organización política es la que conduce la presente consulta popular del proyecto constitucional, posibilidad de valor excepcional, a juicio de Leonel Martín Linares, profesor de la Escuela Provincial del PCC, quien niega que el artículo 5 de la futura Carta Magna refrenda la omnipotencia del Partido —criterio en boca de los detractores de la Revolución—, al considerarlo como la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado.

Al decir de Martín Linares, el PCC representa y garantiza la unidad de pueblo.“Para Fidel, el pueblo adquirió relevancia en su estrategia de lucha, y después del triunfo, en la consolidación de la Revolución. Él insistía en que la fuerza del Partido radicaba en su estrecho vínculo con las masas, con el pueblo. Porque nuestro Partido no defiende los intereses de una clase determinada, sino de la mayoría de los cubanos”, agregó.

Y con acierto, el profesor habla de mayoría. Quizás, por ello, Federico Mayor le preguntó a Fidel en el 2000: “Desde hace algunos años, estamos en presencia en la isla del nacimiento de un embrión de oposición: grupos de disidentes que empiezan a organizarse. En esas condiciones, ¿acaso no sería hora de que el régimen se abra al pluralismo político?”.

Y el sobreviviente a más de 600 planes de atentados le respondió, no sin antes acariciarse la barba de la Sierra: “La verdadera oposición surgió cuando se produjo la más profunda Revolución social de este continente en medio de la guerra fría y a 90 millas de Estados Unidos, quien la ha organizado y dirigido durante más de 40 años.

“Sufrimos guerras sucias, invasiones mercenarias (…). El jefe de esa colosal actividad contrarrevolucionaria y de lo que vino después, la guerra económica, política e ideológica, fue y sigue siendo hasta hoy el gobierno de Estados Unidos. Lo demás es pura ficción artificialmente creada y siempre bien financiada por la superpotencia, sus aliados y lacayos. No habrá apertura alguna en ese sentido. No vemos por qué cooperar con la estrategia de Estados Unidos”.

Y el líder cubano no vio el motivo, debido a la obsesión de las administraciones norteamericanas, discípulas aventajadas del Senado de la antigua Roma, en cuyas sesiones, en los tiempos de las guerras púnicas, el político y escritor Catón el Viejo solía asegurar al término de sus discursos: “Cartago será destruida”.

(Tomado de Periódico Escambray)

Sesiona en Universidad argentina cátedra en honor a Fidel Castro

Buenos Aires, 23 oct (PL) El humanismo del líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro, fue resaltado aquí en una cátedra libre en la Universidad Nacional Arturo Jauretche, con numerosa presencia de jóvenes.

 

La iniciativa juntó la víspera en esa casa de altos estudios a destacadas personalidades como el politólogo y coordinador de las cátedras martianas en Argentina, Juan Pastor González, al antropólogo Andrés Ruggeri y a Claudia Camba, presidenta de la fundación Un mundo mejor es posible.

Su lucha revolucionaria, pero sobre todas las cosas, el amor a su pueblo y la solidaridad de Cuba hacia el mundo fueron acentuados por los panelistas en esta jornada, devenida punto de encuentro entre el pensamiento vivo de Fidel Castro y el movimiento nacional.

En su intervención González destacó su vigencia como líder, como conductor de pueblo y su capacidad de transformar y transformarse siempre teniendo en cuenta la felicidad de su país. Su compromiso primero era con la felicidad de su pueblo y la grandeza de su nación, dijo.

Durante su exposición el especialista recordó la capacidad de Fidel Castro de ver donde nadie veía, observar lo que había arriba y abajo del icerbeg, dijo, y citó como ejemplo de las varias veces que estuvo en Argentina cuando asistió a la asunción presidencial de Néstor Kirchner y vio en él lo que muchos aún no habían visto.

González se refirió en su intervención al duro bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos que ha tenido que soportar durante casi 60 años el pueblo cubano, al que condenó en su intervención y recordó que el próximo 31 de octubre se volverá a votar en Naciones Unidas la resolución sobre la necesidad de poner fin a esta inhumana política.

Por su parte el antropólogo Andrés Ruggeri enfocó su exposición en toda la estrecha labor y relación del líder revolucionario con los pueblos africanos tras resaltar la ayuda que ha ofrecido Cuba durante estos años en el área de la medicina a varias naciones de ese continente.

A su tuno Claudia Camba pasó revista a varias épocas difíciles para el pueblo cubano, como el llamado período especial, en el cual en condiciones duras resistió al embate del imperio, resaltó.

Una de las características de la personalidad de Fidel Castro es que convertía cada revés en victoria y en cada dificultad veía una oportunidad, subrayó la presidenta de la fundación Un mundo mejor es posible, quien también ahondó en varios momentos de la Revolución como la pelea por el regreso del niño Elián González a su patria, donde, recordó, nació de allí lo que denominó batalla de ideas.

En especial remarcó la gran solidaridad de la isla caribeña con sus hermanos latinoamericanos y se refirió a uno de los legados en el caso de Argentina, el Centro Oftalmológico Ernesto Che Guevara, en la provincia de Córdoba, donde gracias a colaboradores cubanos a través del programa Operación Milagro más de 45 mil argentinos se han operado de la vista.

La cátedra Fidel Castro, un mundo mejor es posible, forma parte del segundo encuentro Antimperialismo, socialismo y liberación nacional. Las prácticas internacionalistas, organizado por la Universidad.

Razones para seguir al presidente Miguel Díaz-Canel

1. Habla en la ONU el presidente Miguel Díaz-Canel y pasa en mi casa, por delante de mi televisor un joven, que por precisamente su juventud, lleva de política solo la inmediatez y en el tuétano cambiar todo lo que debe ser cambiado. “Me cuadra cómo habla ese tipo” dijo al paso, montó en su bicicleta y siguió.

2. La elegancia y la facundia es algo que arroba a la gente de Cuba, pero tales atributos no serían nada si estuviesen ausentes de contenido o de sinceridad. Le pregunto a otro joven lo qué observa en él y la respuesta es: “se ve que está trabajando. Habla poco, hace, y no hace promesas que no puede cumplir”. En otras palabras, la demagogia no cabe en un dirigente de la Revolución. Pero, aprecia las cosas que se hacen con gusto y compromiso. De sus primeros pasos dirigiendo en Villa Clara le recordamos desarrollando su pensamiento acerca de “la cultura del detalle”, que en esencia es desbancar a los burócratas del hecho cotidiano.

3. Está intensamente donde debe estar y el pueblo le espera al tanto de todo. Con pocos días en la presidencia se produjo el lamentable accidente de un avión el 18 de mayo de 2018 y fue de los primeros en llegar al lugar de la tragedia y dar declaraciones a la prensa. No bien pasó el último ciclón por la región occidental del archipiélago cubano, se presentó con sus ministros en los distintos lugares, y antes había realizado una video-conferencia con las autoridades locales.

4. Mientras anda por un mercado en Santa Clara como parte de un recorrido de trabajo con su tren ministerial, un hombre le dice. “Lo felicito Presidente…” Insiste y con rapidez y decencia el Presidente le contesta: “Hacemos lo que nos enseñaron Fidel y Raúl” caminado hacia otras personas conocidas y desconocidas de su ciudad y la provincia que dirigió por diez años. La sonrisa es amplia y auténtica. Mira a los ojos de sus interlocutores. Y en Camagüey exalta las virtudes de los agramontinos y remata con que: “Tenemos que hacer más”.

5. La dirección colegiada es su estilo. Le gusta escuchar propuestas y opiniones. Hace tiempo que repite “ninguno de nosotros solo sabe más que todos juntos”. Con Díaz-Canel son visibles sus ministros fuera de sus gabinetes y comienzan a trabajar en distintos territorios dando voz a gente en sus labores. “Los ministros tienen que hablar a la prensa” ha indicado. Tiene que ser así pues sabe de problemas de la comunicación social y política, al tiempo que él practica el constante diálogo con los implicados en cualquier asunto.

6. Ingeniero de profesión aprendió que la solución de asuntos complejos es holística. Una sociedad en trasformación perfectiva como la cubana de hoy tiene choques de contradicciones y viejos vicios, que requieren ingeniosidad y rescatar buenas prácticas. Dicen que llueve la correspondencia de ciudadanos en su oficina y responde para destrabar asuntos a la vez que exige respuestas para la gente.

7. Sabe muy bien que el bloqueo y la hostilidad de Estados Unidos nos daña, pero aplica que no hay que victimizarse, sino trabajar como saben los cubanos y buscar fórmulas creativas. De ahí su insistencia en cada visita de chequeo ministerial en apresurar procesos de sustitución de importaciones y exportar en cada lugar que ve la potencialidad, como ha sido en Ciego de Ávila en la empresa agrícola Ceballos, en la cual el Ministro de la Inversión Extranjera vio de cerca y pudo proponer soluciones.

8. Díaz, como se le dice en Villa Clara, un socialista convencido, enseñó a los villaclareños la dimensión de ser custodios de los restos del Comandante Ernesto Guevara y sus compañeros de lucha. Y, si para Fidel, eran un destacamento de refuerzo, para el Presidente es honrarles con resultados del trabajo creador que ennoblece. Pero, al imperialismo “ni tantico así” como dijera el Che. De ahí su advertencia: Todo el que nos proponga una solución desde la perspectiva de negar nuestra identidad, y que hagamos borrón y cuenta nueva a la historia, tiene una intención muy perversa contra la Revolución Cubana.

9. El Presidente es un hombre disciplinado pero no tiene miedo en el cumplimiento de su deber. Viví el día 18 de octubre de 1996 un momento dramático en mis funciones de reportera. El huracán Lili había tocado tierra en el sur de Matanzas. Los meteorólogos esperaban su salida al Norte, pero a media mañana se reportaron rachas en Santo Domingo y en Cruces, lo que indicaba trayectoria hacia Villa Clara, Cienfuegos y Sancti Spíritus. Con esta información Díaz-Canel no miró a otro lado ni pidió orientaciones. Con agilidad mental golpeo la mesa de trabajo y su orden retumbó: ¡Alarma ciclónica para Villa Clara! Reportaba yo entonces para Radio Reloj y debí insistir ante la incredulidad de los redactores. Esa decisión salvó vidas y bienes.

10. En sus desvelos está la informatización de la sociedad. Hoy tiene cumplida su promesa de incorporarse a Twitter. Molesta a los enemigos su consecuencia #SomosCuba #SomosContinuidad #NoMásBloqueo, pero la etiqueta (hashtag) #YoSigoAMiPresidente la tienen que admitir porque Díaz-Canel la ha ganado por derecho propio.

11. Las dificultades para Cuba bloqueada por Estados Unidos son inmensas, sin embargo ni a Díaz-Canel, ni al Partido ni al pueblo, faltan el entusiasmo, las ganas de vencer y conseguir el socialismo democrático, próspero y sustentable, que entró en el ideario colectivo.

Post scríptum: Si alguien se equivoca con el presidente de Cuba Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez, debe saber que en familia y coloquial, con ese gesto tan cubano de las manos giran hacia adentro y se elevan, suele decir como los niños que juegan en las calles: “Yo no me quedo da’o”. Vale para las agresiones en que el imperio no ceja.

Norelys Morales Aguilera

Educación y Salud en la agenda del presidente cubano en Camaguey

Visita Díaz-Canel el pueblo de Florida. Foto: Estudios Revolución
Visita Díaz-Canel el pueblo de Florida. Foto: Estudios Revolución

FLORIDA, Camagüey.– Pasadas las tres de la tarde del jueves arribó a esta ciudad, procedente de la vecina provincia de Ciego de Ávila, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, para iniciar una visita de trabajo de dos días junto a su equipo de Gobierno.

La primera parada en el recorrido por tierra floridana estuvo dedicada a los estudiantes, específicamente al colectivo de la Escuela Secundaria Básica Urbana Lope Recio Loynaz, quienes a punto de culminar la sesión vespertina de clases recibieron la grata visita del mandatario cubano.

En un ambiente nada formal, Díaz-Canel dialogó con pioneros de octavo y noveno grados sobre disímiles temas, desde la calidad del proceso de enseñanza-aprendizaje y el tiempo que dedican al estudio independiente, hasta las maneras en que acceden a la escuela y las opciones recreativas que tienen los fines de semana.

Luego el Presidente cubano se trasladó hasta el Hospital General Manuel Piti Fajardo, en el que su director, Francisco Sánchez Martínez, trazó una panorámica de los siete servicios que presta la institución, los principales resultados asistenciales y los trabajos de reparación y mantenimiento que allí se acometen.

Con una población de más de 120 000 habitantes, el municipio de Florida dispone de una red de salud que abarca, además, un hospital pediátrico, dos policlínicos, 63 consultorios del médico de la familia, dos hogares de ancianos, un hogar materno, una casa de abuelos y una clínica estomatológica.

Al ser informado de que la mayor parte de dichos centros recibió algún tipo de beneficio constructivo en lo que va de año, Díaz-Canel insistió en la necesidad de trabajar juntos, personal médico, pacientes y familiares, en el cuidado de las instalaciones y en sostener todo lo que se vaya recuperando en el sector.

Un mensaje similar transmitió a los vecinos reunidos en las afueras, tanto de la Secundaria Básica como del Hospital, a quienes aseguró que el Gobierno no desatiende ninguna de las prioridades y necesidades sociales, pero se necesita también de una más activa participación ciudadana en la búsqueda de soluciones a los problemas acumulados.

Fuente  Periodico Granma

A la OEA ni un tantico así

En respuesta a la Declaración de San José el pueblo cubano se reunió en la Plaza de la Revolución para patentizar su apoyo al Gobierno revolucionario
En respuesta a la Declaración de San José el pueblo cubano se reunió en la Plaza de la Revolución para patentizar su apoyo al Gobierno revolucionario

Fecha:

31/01/2017

Fuente:

Periódico Granma

Autor:

Punta del Este, Uruguay, enero de 1962. Las amenazas del embajador de Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA), se cumplen. El diplomático norteño había dicho días antes que desde ese mecanismo interamericano «se tomarán medidas contra el Gobierno Revolucionario Cubano». Sesiona el Consejo Interamericano Económico y Social de la OEA. Allí, el representante cubano, Comandante Ernesto Che Guevara denuncia la política hostil del presidente John Kennedy contra la naciente Revolución en la Isla caribeña, detalla la realidad histórica del continente y el carácter expoliador de los planes de Washington para la región, simbolizados en la fracasada Alianza para el Progreso.

Las presiones contra la Revolución encuentran en la Organización el escenario idóneo. El propio Fidel le recuerda al vecino del Norte que el proceso de 1959 nació sin permiso de Washington, y que «si los yankis intentan destruir la Revolución Cubana por la fuerza, ¡no encontrarán aquí su Guatemala, sino que encontrarán aquí su Waterloo!».

Dos años antes tuvo lugar la VII Reu­nión de Consulta de los Cancilleres de América. De fondo el respaldo popular reafirma que ¡Con oea o sin oea ganaremos la pelea! El canciller cubano Raúl Roa interviene en la plenaria. «Digámoslo ya sin ambages. El Gobierno Revolucionario de Cuba no ha venido a San José de Costa Rica como reo, sino como fiscal. Está aquí para lanzar de viva voz, sin remilgos ni miedos, su yo acuso implacable contra la más rica, poderosa y agresiva potencia capitalista del mundo».
Cuba se retira de la reunión: «Me voy con mi pueblo, y con mi pueblo se van de aquí los pueblos de Nuestra América», sostiene Roa.

En La Habana, a instancias del pueblo reunido en la Plaza de la Revolución, Fidel rompe la Declaración de San José por atentar contra la soberanía e independencia no solo de la Isla, sino también de todos los pueblos de América.

En Uruguay, el 31 de enero de 1962 Cuba es expulsada de ese «ministerio de colonias yanqui» como el propio Roa la califica. Aunque la decisión se revierte en el 2009 durante la Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago, el historial del mecanismo interamericano hace que Cuba se mantenga firme en sus principios y no acepta volver.

LOS ORÍGENES

La OEA surge como parte de la Conferencia Internacional Americana de Bogotá en 1948. La Colombia de esos días está agitada por El Bogotazo, provocado por el asesinato del líder liberal Jorge Eliécer Gaitán.

La fachada de la oea es de mecanismo aglutinador de las naciones del hemisferio. Su verdadera acción es la de marioneta al servicio de Washington. El «América para los americanos» es la única doctrina a la cual responde.

Muestra de ello es la complacencia mostrada al avalar en 1954 la intervención en la Guatemala de Jacobo Arbenz. El silencio ante la invasión a Playa Girón en abril de 1961 y ante las acciones terroristas en Cuba engrosan la lista. Sin hablar de las presiones en el plano di­plomático que hacen que sal­vo con­tadas excepciones, la región rompa relaciones con La Habana. El desembarco de marines estadounidenses en Santo Domingo en 1965, con la anuencia de la oea, es el primer ejemplo de una intervención colectiva en un país de la zona, la misma que tiene como principio «la no intervención de ningún Estado en los asuntos internos de otros».

En 1982 un país de la región entra en confrontación bélica con una potencia extranjera. Se trata de la Guerra de las Malvinas, en el que se enfrentan Argentina y Reino Unido. Respuesta de la oea: una mera resolución y una condena endeble un mes después de iniciados los ataques.

1983. Granada. El primer ministro Maurice Bishop es derrocado por un golpe militar. Muere asesinado. Infantes de la Marina de Estados Unidos intervienen en la pequeña Isla caribeña como «medida preventiva». Tampo­co hay una respuesta unánime de condena desde la oea. Algunos países aprueban la acción militar. Es reprochada finalmente porque viola la Carta de Bogotá.

La OEA calla ante la Operación Cóndor, ante los Golpes de Estado, ante los miles de desaparecidos. Calla ante los conflictos civiles que desangran Centroamérica. Se desprestigia.

CERO EN AISLAMIENTO

Mar del Plata, año 2004. IV Cumbre de las Américas. Una desacreditada oea se enfrenta a una región un poco más consciente de la necesidad de integrarse bajo principios puramente latinoamericanos. La propuesta del alca, como su antecesora Alianza para el Progreso, es enterrada. Otros mecanismos subregionales son más eficientes a la hora de solucionar los problemas. Consecuencia: la oea queda relegada a un segundo plano.

Cuba es aclamada por su resistencia en otros espacios de concertación regional. Se hace justicia. Jamás regresará a ningún mecanismo que sea instrumento de dominación. No está en sus principios.